La Tarta de San Marcos es un postre tradicional de la gastronomía española, su popularidad en todo el territorio probablemente se deba a sudelicioso sabor, a su increíble textura y a su espectacular color, lo que lohace un postre irresistible que entra por los ojos y suele acaba en el estómago.

Esta tarta está formada por un bizcocho y relleno. El bizcocho llevanata y yema de huevo lo que le aporta esponjosidad haciéndolo más ligero. Pero también el relleno le da más consistencia, el cual puede ser a base de natamontada, mousse de chocolate, melocotón o alguna otra variante. En nuestra webpodrás encontrar la receta tarta de San Marcos original, una versión un pocomás sencilla de la misma para hacer más rápido y otra receta que se elaboramediante la Thermomix.

Elijas la que elijas, sea para tomar de postre o de merienda, las puedes hacer en casa sin ninguna complicación así que… ¡Remángate y ponte el gorro de cocinera!

Receta Tarta San Marcos

La tarta San Marcos casera es bastante parecida a otras tartas como la tarta Massini o el Bizcocho de Venecia, si las has probado ya seguro que coincides y sí no, te animamos a probarlas, seguro que te encantan.

En esta ocasión traemos la receta de tarta San Marcos original. Es algo laboriosa de hacer, ya que requiere cocinar tres partes por separado más un montaje final, pero el resultado es increíble. El esfuerzo merece la pena, y no te quepa duda de que sorprenderás a todos tus invitados.

Que ingredientes necesitamos para elaborar la Tarta de San Marcos

Los ingredientes que necesitarás son:

Para el bizcocho base de esta tarta húmeda necesitamos:

  • Molde de 20 cm x 30 cm.
  • 6 huevos tamaño L.
  • 360 gr de harina.
  • 15 gr de levadura en polvo.
  • 300 gr de azúcar.
  • 50 gr de aceite de oliva.
  • 75 gr de nata líquida.

Para la crema de yema de huevo vamos a necesitar:

  • 180 gr de azúcar.
  • 60 gr/ml de agua.
  • Una cucharadita de esencia de vainilla.
  • 8 gr de fécula de maíz.
  • 4 yemas de huevo.

Para el almíbar:

  • ¾ de vaso de agua.
  • ¾ de vaso de azúcar.
  • Un chupito de ron.

Para la nata montada:

  • ½ Litro de Nata liquida para montar
  • 150 gr de azúcar glas.
  • 125 gr de queso-crema. (Opcional)
  • 5 cucharadas de cacao en polvo.

Preparación del bizcocho base:

El primer paso es batir los huevos con el azúcar, como ya sabéis, este es uno de los pasos más importantes para conseguir un gran bizcocho. Si hacemos un buen batido todo saldrá mejor.

Si tenemos una máquina batidora con suficiente fuerza podemos echar los huevos enteros junto con el azúcar. Si no, te recomiendo que hagas las claras por un lado a punto de merengue y las yemas por otro, y luego lo juntes.

Cuando nos quede una mezcla similar estará perfecta. Nosotros hemos empleado unos 7 minutos usando la máquina. FOTO.

Seguidamente añadimos a la mezcla la nata líquida y el aceite de oliva, ahora lo batimos un poco más despacio durante 3 minutos más. Nos debería quedara una mezcla con un aspecto y cremosidad similar a este:

Dejamos la mezcla en un recipiente amplio, y pasamos a mezclar e integrar la harina con la levadura. Podemos ayudarnos de una cuchara para no pringarnos las manos.

Ahora que está la mezcla de harina y levadura hecha la vamos a tamizar y añadirla al recipiente donde aguarda la mezcla cremosa de huevos, azúcar, aceite y nata.

Un consejo: Podemos realizar este proceso colocando un colador metálico sobre el recipiente de la masa cremosa, donde iremos añadiendo cucharadas de la mezcla de harina y levadura. Dándole unos golpecitos al colador con nuestra mano, la mezcla solida caerá en polvo fino poco a poco.

Realizaremos esto hasta que se haya acabado la harina, así que hay que tener paciencia porque tardaremos en torno 3 o 4 minutos.

Cada 4 o 5 cucharadas, daremos unas cuantas vueltas (despacito) con un batidor o varilla de batir a la mezcla cremosa, evitando así que se apelmace el polvo de la harina en la superficie.

Ahora vertemos la mezcla en el molde con cuidado. Podemos usar spray-desmoldante en el lateral del molde, pero también podemos usar mantequilla con harina espolvoreada como toda la vida, como prefieras, la tarta san marcos quedara igual de deliciosa.

¡Hora de Hornear! Ponemos el horno a 180º con calor arriba y abajo y metemos en una bandeja el molde con la masa. Te recomendamos colocar la bandeja del centro hacia abajo del horno. Lo dejamos hornear durante 35 minutos y… listo. ¡Pero no te lo comas todavía! Nos queda la parte más divertida de la receta, hacer de este bizcocho una tarta san marcos casera.

Preparación de la crema de yema de huevo

Vertemos el azúcar, el agua, el chupito de ron y la esencia de vainilla en un cazo. A continuación, lo ponemos a calentar al fuego hasta que rompa a hervir.

Mientras esperamos seleccionamos un recipiente mediano y añadimos en el las yemas de huevo y la fécula de maíz, con la ayuda de una varilla lo batimos hasta que se integre bien. La fécula hará que posteriormente la crema de yema espese.

Una vez la mezcla que teníamos calentando comience a hervir le damos vuelta con una cuchara y lo dejamos enfriar hasta que temple. Cuando no esté caliente, muy importante que no esté muy caliente, añadimos el almíbar al recipiente con la mezcla de yemas y fécula de maíz. Poco a poco y removiendo, lo vamos vertiendo hasta acabar, lo que dará lugar a nuestra crema de yemas. Pero queda un último paso:

Colocamos esta crema en el cazo que hemos usado antes para hacer el almíbar y lo ponemos a calentar. Removemos mientras que se calienta y justo antes de que empiece a hervir la retiramos, la colocamos en un bol y la dejamos reposar y enfriar hasta que la usemos.

(Notaremos como se va espesando y quedara una cremita lisa que extenderemos más tarde por la superficie de la tarta. ¡Cuidado! Es importante que no llegue a hervir para evitar que la crema se corte.)

Preparación del almíbar

Vamos ahora con la preparación del almíbar que usaremos para emborrachar la tarta. Cogemos un cazo, (el de antes nos sirve que si no manchamos mucho y luego hay que fregar más) y añadimos el vaso de agua, el vaso de azúcar y un chupito de ron. Mezclamos bien y lo ponemos a calentar al fuego. En el momento en el que empiece a hervir lo dejamos 5 minutitos de reloj para hacer desaparecer el alcohol y lo retiramos para ponerlo a enfriar.

¿Por qué? Queremos que se evapore el alcohol que hemos puesto del ron. Si la tarta la van a tomar niños o gente que no le siente bien es recomendable hacerlo, pero si no, no hay ningún problema que dejarlo tal cual y ahorrarnos esos 5 minutos al fuego. ¡Mas alegría! ¡Viva San Marcos!

Preparación de la nata

Ahora vamos a montar la nata, para ello añadimos a la maquina batidora la nata liquida (35% materia grasa, la nata para montar). La batimos durante dos minutos aproximadamente.

¡Atención! Si nos pasamos de batido con la nata corremos el peligro de que se convierta en mantequilla así que mucho ojo.

Seguidamente añadimos al recipiente con nata el azúcar glas y volvemos a batir otros dos minutos.

¡Atención! No es necesario que sea azúcar glas, pero es recomendable. ¿Por qué? Pues básicamente porque si no vamos a notar los granitos de azúcar durante la degustación. Además, el azúcar glas tiene una serie de propiedades que hacen que la nata espese mejor y luego se mantenga más firme.

Por último, añadimos el queso-crema y lo volvemos a batir durante otro par de minutos. (Este paso es opcional, pero en nuestra receta tarta San Marcos lo hemos incluido).

Una vez acabado sacamos la mitad de la nata montada a otro recipiente donde la vamos a convertir en una especie de trufa. Añadimos dos o tres cucharadas de cacao en polvo y batimos con ayuda de una varilla hasta que se integre.

Este paso es al gusto, depende de cuanto sabor a chocolate quieres que tenga, pero si no lo tienes claro, pon 3 cucharadas y dilema solucionado. Colocamos la nata montada chocolatada y la nata montada normal en el frigorífico un par de horas para que coja frio y consistencia.

Ahora que ya tenemos todos los elementos preparados vamos a elaborar la tarta de San Marcos.

Primero vamos a cortar el bizcocho que teníamos reposando en tres capas (horizontalmente). Podemos ayudarnos de uno de estos utensilios maravillosos FOTO, pero si no tenemos, usaremos un cuchillo y un poco de maña.

La capa superior del bizcocho que tiene la superficie más tostada, la vamos a colocar en el medio, ya que vamos a hacer una tarta de dos pisos de relleno.

Empezamos separando las tres capas y colocando la capa inferior encima del papel de presentación de la tarta (un papel blanco y bonito). Emborrachamos la superficie con almíbar, podemos usar una brocha o una cuchara para ayudarnos.

En cuanto esté bien mojada aplicamos con ayuda de una espátula de cocina o un cuchillo ancho de untar, la nata con cacao de forma abundante, con cuidado de que no sobresalga por los lados e intentando que quede la superficie lisa y uniforme.

A continuación, colocamos encima la segunda capa de la tarta (que es la capa superior del bizcocho) y la colocamos con la cara tostada hacia debajo, ya que la otra cara se emborracha y absorbe el almíbar mejor.

Repetimos el proceso de emborrachar con almíbar y extendemos la nata montada por encima. Al igual que en el paso anterior hay que intentar que la superficie quede lisa y que no rebose por los lados.

Por último, colocamos la tercera capa de la tarta con cuidado y extendemos por encima una capa de crema de yema.

¡Ojo! No hay que pasarse con la cantidad. Con las capas de relleno de nata podemos ser más generosos, pero la crema de yema de huevo es líquida y si ponemos demasiada reblandeceremos excesivamente el bizcocho.

Por último y para que quede una tarta San Marcos espectacular vamos a echar por encima de la capa de crema de yema un poco de azúcar moreno, y con la ayuda de un soplete vamos a tostarlo un poquito para darle ese punto de caramelo.

Ya para finalizar podemos decorarla un poco, haciendo una flor de nata en el medio y cubriendo los laterales de la tarta con nata con la ayuda de una manga pastelera. De esta forma nos quedara así de bonita… FOTO

Y ya tenemos lista nuestra Tarta de San Marcos Casera. ¿Fácil no? Bueno, espero que te haya gustado y que te animes a prepárala. Esta receta de Tarta San Marcos la hemos explicado a fondo, pero en caso de que quieras usar un bizcocho distinto ya hecho u otro tipo de nata, queda a tu elección.

También te animamos a que hagas modificaciones y experimentes en la cocina, ya que cocinar es un arte y todo arte requiere creatividad, innovación y pasión.

Disfruta de la Tarta San Marcos con tus invitados, seguro que les sorprenderá.  

Ahora vamos a dar unos pequeños consejos y trucos para que resulta más fácil hacerla…

Consejos y Trucos

En caso de tener tiempo de sobra podemos meter la tarta de San Marcos en la nevera 10 o 15 minutos cada vez que aplicamos una capa de nata, es decir, dos veces en total. Esto ayuda que la tarta adquiera consistencia y frio, haciéndola más compacta.

Si las yemas de huevo son muy claras podemos echarle un poco de colorante alimentario, no modificara el sabor y conseguiremos un color más intenso.

Igual que en esta receta de tarta San Marcos hemos usado nata montada como relleno, podemos utilizar otros como por ejemplo crema pastelera, crema catalana, chocolate, trufa o lo que se nos ocurra, pero recuerda respetar siempre la capa exterior de yema tostada.

Historia de la Tarta de San Marcos

El postre que nos ocupa hoy tiene una vasta tradición en España, famosa en toda España, sobre todo en las dos Castillas, esta tarta tiene más de 8 siglos de antigüedad.

El origen de esta tarta al parecer es el Convento de las monjas de San Marcos, que está en León (España). Y es que fue durante el siglo XII cuando la reina Sancha creó este convento como hospital y refugio para todos aquellos peregrinos que iban a Santiago.

5/5 (1 Review)